domingo, 8 de enero de 2012

habrá que apagar las luces.





supongo que ahora es cuando
se cierran las bocas, las puertas,
los sueños, las piernas,

pero aquí
eso siempre da igual, no importa
que sea domingo,
que hayan vuelto
a arrancarme la poesía
sin pedir permiso.

estoy acurrucada
hundiendo mi fragilidad
en la misma esquina
del sillón de siempre,
buscando el aire más allá
de esas cuatro paredes,

estoy agachada
sintiendo la hierba bajo mis manos,
vomitando gritos, temblores, miedo,
luces que se estrellan contra el suelo,
estoy mojándome los dedos
con la humedad de la noche,
mojándome los ojos
con la humedadad de dentro,
empañando la luna,
las manos, el rostro bañado
de ríos negros,
hundiendo la cabeza
entre mis brazos,
hundiendo los sentimientos
en espacios vacíos,

nadie sabe nada
de todo esto,
nadie sabe cuánto demonios duele
todo esto,

nadie me situaría aquí,
ahora,
agachada con un poema
que se agita nervioso
en la boca del estómago,
agachada en mitad del césped,
del mundo, del corazón,

nadie sabe cuánto duele,
y no importa,
habrá que dejar de sentir
por un rato,

supongo que ya es hora
de apagar 
las luces.


7 comentarios:

  1. algunas veces
    hay que exiliarse de sí mismo*

    ResponderEliminar
  2. Aix Cris, si es que describes de una manera tan exacta.. *.*
    por cierto, cuando cohone te veo?!

    ResponderEliminar
  3. Se me cierra la boca del estómago del todo en el punto final. Duele. Seco. Duele. ¿Lágrimas negras tienes, niña? Un abrazo azul.-

    ResponderEliminar
  4. Escoges las palabras perfectas para transmitir las emociones exactas, mencantó.
    Besos :)

    ResponderEliminar
  5. No dejes entrar a los fantasmas.

    ResponderEliminar
  6. Me encanta. Tan solo he comenzado a perderme entre tus palabras y ya he decidido que quiero perderme todavía más. Te sigo.

    Dejo mi blog, por si acaso.
    ¡Gracias por este regalo! Un saludo.
    http://lightsandshadowskeeponchanging.blogspot.com/

    ResponderEliminar