viernes, 26 de octubre de 2012

No pertenecer. No permanecer.



Nunca es suficiente, amor mío.

¿Cuál de esas palabras que te brillan en la frente es poesía?

Te proyectaste en unos y en otros,
en momentos.
Te reconocí.

Eras eso de lo que hablaba todo el mundo.

Nunca llega, no del todo, amor mío.

A veces dudo que tengas cuerpo.

Solo sé que tienes luz.

Si fuera nuestro no nos importaría tanto. 

Solo sé que he amado esa luz
que baila de piel en piel
y no puede permanecer.

Como yo,
que la persigo.


-

5 comentarios:

  1. Lo que importa es la luz, y detrás de ella vamos...

    ResponderEliminar
  2. Le hablas al que inventó la brisa inmaculada. Sangre.

    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar