domingo, 3 de marzo de 2013

Que la luz ponga los pies sobre mí (y acelere).






Tengo la boca llena de huracanes.
Cerca de mí, lejos de todo
y de nadie.

La súplica de un corazón desnudo
esperando que lo abrasen.
Fuego, más fuego, fuego
y
que la luz ponga los pies
sobre mí
y acelere.

Extensión infinita
ante los ojos, bajo la piel.
Fuego incendiando los límites,
fuego sobre el horizonte de las palabras,
fuego iluminando la piel callada,
fuego, más fuego, fuego
y deseo.

Y deseo tanto y tan fuerte
que duele,
y duele tanto 
el deseo
y es tan gigante y tan puntiagudo
y tan azul cielo
que a veces creo 
que soy feliz.

Que la luz arrastre hacia mí
el pedazo de mundo que lleva mi nombre.
Que la luz me arrastre
hacia algún lugar,
que azote la carne dorada de lo aún por suceder,
que la luz me apriete el caos
y me espere cada noche, entre las sábanas,
que la luz me abrace
y me lleve de regreso a casa
cuando ya ningún bar 
sea capaz
de darme cobijo.

Que la luz me lleve
hacia cualquier parte,
pero que sea contigo.


11 comentarios:

  1. Pues ojalá no te separe :-)

    Esta vez tus versos me sacaron la sonrisa. Preciosa la imagen de la luz posándose en ti y acelerando.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  2. Jo, Kris, es bestialmente bonito lo que dices!

    Joder, la estrofa del final lo hace redondo y le aporta muchísima fuerza!
    Genuino, como siempre.

    Un abrazo.

    Guerrero

    ResponderEliminar
  3. El fuego no conoce de límites...
    Es la maldita conciencia...
    Me encanta.

    ResponderEliminar
  4. Sinceramente, no tengo palabras.
    Es realmente hermosa esta poesía.
    Sólo eso, todo lo que se pueda decir después está demás.

    A ver si te vuelvo a encontrar por ahí que últimamente nos desfasamos.

    ResponderEliminar
  5. Hay que dejarse llevar por el fuego y por la luz, quemarnos e iluminarnos. Han sido preciosos tus versos, no los dejo de leer. Un saludo :)

    ResponderEliminar
  6. que grande que el fuego y el deseo te lleven a él, que la luz os sacuda el caos de encima y que te guarde por las noches! Saludos gigantes!

    ResponderEliminar
  7. Un poco de esa luz para sentirnos más vivos.
    Mua genia! :)

    ResponderEliminar
  8. Se nota que eres de las mías. Un color a veces inspira más que un momento, que un recuerdo, que un pensamiento..

    ResponderEliminar