miércoles, 17 de agosto de 2011

(cansada.)



cansada,
me siento como un niño
destinado a soñar con la distancia,
con todas esas cosas que no atrapa,
que no roza
ni siquiera de puntillas,
me aburren los mismos nombres
los escaparates
las líneas rectas
los espacios vacíos
las bocas llenas
de nada
los mundos habitados
por nadie.
necesito saltar
al otro lado,
a todo eso que está más allá
de mí,

todo lo que ahora
alcanza a ser todo,

todo lo que ahora
no alcanzo.





* cedamos la palabra:

 

La verdad no es un punto de partida - Luis García Montero

Si digo claridad con voz nocturna
y los amaneceres se contagian de tarde
no es que renuncie a nada, ni siquiera
sucede que me buscan las sombras de lo incierto.
Es que todo ha vivido hasta llegar a mi,
y conmigo se afirma,
como una copa llena, la rosada
complejidad del mundo.

No camino al dictado de una sola presencia.
El porvenir es largo igual que lo perdido.

En la palabra Sur puede caer la nieve.
El Norte ha congregado en su pupila
una lluvia de arena y un desierto.
Los síes de la boca
sirven para negar lo que afirmaba
el no de los naufragios,
y el mar es tan doméstico
que se parece a un beso en la cama del niño
destinado a soñar con la distancia.

Príncipe de la nada,
mendigo de las cosas, yo lo sé,
sincero como el tiempo de la búsqueda.

Todo es así más débil, más despacio,
menos seco en la rama de los árboles
y mucho menos amarillo.
La verdad no es un punto de partida
como piensan los puntos cardinales.

Por eso escribo para que me lean,
y cuido las palabras, y persigo
la realidad en sus significados,
y procuro en el orden de mis ojos,
en la prosa del mundo,
que el realismo del sur
nos cite en una plaza con palmeras,
que el norte no se olvide de la nieve

y tú me digas sí
para venir conmigo.
 

9 comentarios:

  1. Me gusto tu entrada.

    Me gusta ese anhelo de saltar al otro lado. Asi es como debe ser...

    un beso,
    Facu.

    ResponderEliminar
  2. nostalgia de ser ave, de ser invisible, de ser dust in the wind, de vivir todas las vidas y ningunas, de trastornar las abscisas, con el vuelo de tus camisas, de bucear del otro lado de tus sisas
    Muy bonito, kristel.Saludos blogueros.

    ResponderEliminar
  3. Siempre llevamos niños dentro y la infancia que fuimos...

    ResponderEliminar
  4. kristel dijo: "me aburren la líneas rectas".
    Son en efecto aburridas, aunque si tienes que ir de A a B por fuerza y la distancia es larga te enamorarás de la rectitud repetitiva y de su aburrimiento.

    ResponderEliminar
  5. del cansancio a la esperanza...


    besos*

    ResponderEliminar
  6. Aburren esos nombres que se oyen continuamente, y aburre soñar continuamente con los mismos nombres y verlos tan lejos, inalcanzables.
    Una espera que parece eterna.
    Lo entiendo, lo comprendo y poco me cuesta ponerme en la piel del poema. Últimamente mirar al horizonte, al futuro; es mirar sueños en los que díficilmente puedo creer como una realidad a corto plazo. Y espero.

    Como siempre, genial, estupendo, estupendástico :).
    Un besete.

    ResponderEliminar
  7. Jo, yo tambien necesito escapar de todo esto.
    Ahora mismo voy a la estacion de bus a pillar un ticket a ningunaparte. ;)
    Muaaa

    ResponderEliminar
  8. Lo mejor es sentarse, sentarse una semana. Y verlo todo desde fuera, como si estuvieses en el cine esperando a que pusieran la película de tu vida.
    Y entonces; gritar.


    Muuuá

    ResponderEliminar